Category Archives: CORTO

CORTO: Meu amigo Nietzsche (Mi amigo Nietzsche)

  • Director: Faustón da Silva
  • Año: 2012
  • País: Brasil
  • Lengua: Portugués
  • Corto de 15 minutos.

¿De qué va?

En una favela del Brasil más azotado por la pobreza, un niño, Lucas, que crece en un ambiente precario y poco educado, tiene problemas para obtener buenas notas en la escuela. Un día, persiguiendo un papalote, llega al basurero de su comunidad, donde por casualidad encuentra un libro de Nietzsche, Así hablaba Zaratustra. Tras unos traspiés con la lectura de la portada, de los cuales sale bien librado gracias a un recolector de basura, comienza a leer ávidamente. La lectura lo transforma, lo que, en un ambiente como el suyo, comienza a preocupar no sólo a su madre sino, irónicamente a su maestra, quien no logra entender al niño que ha leído tres veces a Nietzsche.

Lo bueno:

  • El trasfondo de una sociedad consumida por la miseria contrasta con la repentina aparición de un personaje transformado por una sola lectura.

Miralo aquí:

Análisis (Spoilers)

El corto es una oda a la lectura. Un niño cualquiera encuentra un libro del que es incapaz, siquiera, de entender el nombre del autor: la crítica social es de una profundidad enorme. Su madre y su padre le dicen que “Nietzsche” es una palabra en inglés, una tendera le dice que no sabe qué significa y la ignorancia del muchacho nos dice que tampoco la escuela ha sido capaz de resolver esa laguna. Rendido, decide dejar el libro en un carro de chatarra.

Ahí está la metáfora que permea todo el corto: en medio de la basura, en medio de la chatarra, en el olvido, pueden brillar las joyas de una cultura que espera a aquellos que se atrevan a hojearla. Y son esos lectores, los que viven de recoger la chatarra, los pensadores que no tienen (parafraseando al Papa Francisco) buen mercado, los que alumbran al niño: el recolector de chatarra le explica que Nietzsche es el nombre del autor alemán del libro y qué, a pesar de la dificultad, la lectura será grata.

En efecto, lo es. Una lectura transforma… y Lucas se convierte en un fiel seguidor de Nietzsche, pues es capaz de citarlo después de haberlo leído tres veces; sus calificaciones mejoran; sus palabras calan hondo en una sociedad que no está preparada para ni sabe quién es Nietzsche. En una parodia que resulta conmovedora: la madre confunde al autor con un amigo del niño. Y le prohíbe volverse a juntar con él. Hasta en la escuela, donde se supondría que las palabras de Nietzsche tendrían un espacio, la maestra se escandaliza con el superhombre al que aspira Lucas. No lo comprende. La ignorancia de las instituciones, la incultura en la que viven y, en consecuencia, en la que mantienen a los jóvenes, es puesta en evidencia. ¿Saber más significa obtener mejores notas? La exigencia de esas notas por parte de la maestra y de la madre entran en conflicto con su reacción ante un niño que no sólo mejora las notas sino que se vuelve culto: ¿entonces que es la educación?, parece preguntarnos veladamente el corto. En un movimiento inesperado la madre y la maestra entran en contacto para arrebatarle el libro al niño. Una ironía del director que nos deja boquiabiertos: son aquellos que quieren educación, pero que no la tienen, los que le temen más cuando la miran, pues no la comprenden.

Al final del corto, Lucas, desesperado, corre a buscar su libro al basurero. Quiere más. Regresa al basurero, a aquello que la sociedad ha decidido ignorar (la cultura) y, buscando… encuentra, pero no a Nietzsche, sino a Marx, El manifiesto comunista. El director en una pincelada maestra nos dice: la biblioteca de Lucas es el basurero, es ese lugar donde nuestra sociedad, sumida en la miseria y, al mismo tiempo, ignorante y contemporánea, pone los libros.